Entrevista a Irene Ortiz, de profesión fagotista

Hoy entrevistamos a alguien muy especial, Irene Ortiz.

Irene es virtuosa del fagot. Combina su trabajo como música con su reciente maternidad y un taller de reparación de este delicado instrumento. Nos ha impresionado su pasión, respeto y delicadeza hacia su trabajo. Irene es de esas personas que ha conseguido sus logros profesionales a través del trabajo duro, del aprendizaje continuo y sobre todo de seguir su vocación.

Hemos tenido la suerte de que nos dedicara un rato en su apretada agenda y contestara a algunas de nuestras preguntas.

¿Cómo surgió tu vocación como música?

Siempre me gustó cantar de niña, pero me empezó a interesar la idea de aprender un instrumento cuando escuchaba a mi hermana mediana estudiar piano y cuando la acompañaba a sus clases en el conservatorio.

Aunque fueron unos años más tarde cuando me decidí. Mi hermana mayor que estudiaba el chelo y mi padre que es un apasionado de la música me animaron cuando supieron de mi ilusión por aprender a tocar un instrumento.

¿Por qué elegiste el fagot como instrumento?

Tenía claro que no quería un instrumento de cuerda porque lo escuchaba ya todos los días en casa y el piano no me gustaba demasiado. Tenía claro que me gustaban los instrumentos de viento madera. El clarinete estaba entre mis favoritos, pero al final me decidí por el fagot por ser para mí más llamativo y original.

¿Cómo compaginas tu profesión con tu reciente maternidad?

Con mucha entrega y esfuerzo.

Por suerte mi marido también es músico y nos apoyamos mutuamente para sacar adelante la profesión y la crianza de nuestros hijos. Nuestras dos pasiones.

Reparar un instrumento tan delicado como el fagot, es una gran responsabilidad. ¿Cómo lo vives?

Sinceramente lo vivo con responsabilidad. Cada instrumento que pasa por mi atelier lo hago mío. Como fagotista que soy se lo importante que es tener tu instrumento en buen estado para hacer mejor música. Intento pues trabajar minuciosamente, de forma limpia y sin precipitaciones.

¿Piensas que emprender una carrera musical o aprender a tocar un instrumento como amateur siendo mayor es posible?

Creo que para aprender música no hay edad. Es una experiencia enriquecedora para cualquier persona, pero emprender una carrera profesional de mayor es mucho más difícil, ya que se necesitan muchas horas de estudio del instrumento. De niño, el aprendizaje de la técnica de un instrumento de asimila mejor; aunque sí creo que con tesón se podría llegar a ser un buen músico amateur aún empezando a estudiar a edad más avanzada.

¿Qué consejos darías a alguien que quisiera empezar siendo mayor de 40 años?

Le diría que se se acercara a la música desde la escucha en primer lugar para poco a poco ir disfrutando más de ella y en cuanto al estudio del instrumento, que fuera lo más constante posible para obtener resultados gratificantes.

Damos las gracias a Irene por su tiempo y animamos a todos aquellos que quieran aprender a tocar un instrumento, a ponerse manos a la obra. Irene nos ha dejado muy claro que la música no tiene edad.

Contáctanos

Si quieres contarnos tu experiencia, que te entrevistemos o necesitas info, danos un toque.





Nombre (obligatorio)

Email (obligatorio)

Mensaje

Novedades de la semana:

Prepara bien tu entrevista de trabajo en inglés

¿El inglés es tu talón de Aquiles? Si no has conseguido un puesto de trabajo por el inglés o porque te da pánico la entrevista, ¡hay una solución! Con el curso de preparación de entrevistas en inglés además de preparar a fondo tu entrevista, perderás el miedo al entrevistador y te sentirás cómodo. Preparación de entrevistas en inglés en Eagle Road

Esperamos que encuentres la motivación para seguir estudiando, innovando tus conocimientos y descubriendo nuevos caminos en tu carrera profesional y personal.

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR